¿Cómo prevenir la queratolisis punctata, provocada por una bacteria y típica del verano?

La señal más habitual de que hemos cogido esta infección es la aparición de pequeños hoyos en la parte superior de la piel de las plantas o de las palmas.

 

Las infecciones por hongos en los pies son habituales y bien conocidas, sobre todo en verano, donde este tipo de especies proliferan en los entornos húmedos como las piscinas. Pero no son los únicos microorganismos que pueden afectar a los pies.

La queratolisis punctata es una patología podal muy común durante los meses de verano, pero está causada por una bacteria.

  • “Esta patología, la queratolisis punctata, es una infección bacteriana que afecta la capa más superficial de la piel y que está causada por múltiples agentes. El más común es la bacteria corynebacterium».
  • «Es muy habitual en verano porque la humedad o el exceso de sudoración plantar favorecen el crecimiento de las bacterias”.

Síntomas de la queratolisis punctata

La señal más habitual de que hemos cogido esta infección es la aparición de pequeños hoyos en la parte superior de la piel de las plantas de los pies o de las palmas de las manos.

Cada hoyuelo suele tener un tamaño de entre 1 y 3 milímetros. Incluso pueden llegar a alcanzar los 7 milímetros, explican los podólogos.

¿Qué es la queratolisis punctata?

Además, estos hoyuelos tienen tendencia a agruparse, por ejemplo, en los talones o en las puntas de los pies, es decir, en las zonas donde más presión soporta el pie al estar de pie o camina.

Como nos explica el especialista:

“La agrupación exagerada de los hoyos puede confluir y dar lugar a una gran lesión. Cuando comienza la infección, lo habitual es que la capa córnea se macere. Esto ayuda a que las bacterias proliferen.

Además, la piel de la zona afectada puede cambiar de color y de textura:

  • Lo más común es que tenga un aspecto blanquecino y arrugado.
  • No obstante, puede estar rojiza si hay inflamación
  • Verduzca por la infección
  • E incluso ennegrecida”.

Cómo se diferencia de otras patologías provocadas por hongos

En algunas ocasiones se puede confundir con otras patologías provocadas por los hongos. Por eso, para poder diferenciarla, el podólogo, si lo considera oportuno, realizará un raspado de piel o un examen de la zona con luz de Wood, que muestra una fluorescencia de color rojo coral ante la exposición a esta fuente lumínica especial.

Un dato curioso es que afecta en mayor medida a deportistas adolescentes de sexo masculino.

Afortunadamente no es una patología grave, aunque pueda producir algo de escozor y olor, pero sí es necesario tratarla. Para ello, será el especialista en podología el que determine su tratamiento.

 

 

 

Fuente: El Periódico de Extremadura